El sentido de pertenencia a una comunidad, un valor elemental en O Castro British International School

El filósofo Fernando Savater habla de «la verdadera educación no sólo consiste en enseñar a pensar sino también en aprender a pensar sobre lo que se piensa y este momento reflexivo —el que con mayor nitidez marca nuestro salto evolutivo respecto a otras especies— exige constatar nuestra pertenencia a una comunidad de criaturas pensantes».
En los últimos años, diversos investigadores han estudiado las implicaciones de promover un sentido de pertenencia en los centros educativos, reconociendo una serie de beneficios hacia los estudiantes y hacia la comunidad escolar. Hoy vamos a analizar la importancia de este sentir, y cómo lo fomentamos en nuestro colegio.
El sentimiento de pertenencia es un factor clave, tanto en la educación como en la vida cotidiana. Todos necesitamos sentir que formamos parte de un grupo (familia, amigos, compañeros, equipos de deporte, de música…), ya que nos permite sentirnos acompañados por nuestros iguales y nos ayuda a configurar nuestra propia identidad. Esto supone que el ser humano desarrolle una actitud consciente respecto a otras personas, en quienes se ve reflejado por identificarse con sus valores y costumbres.
Parece clara la vinculación de este sentimiento en el entorno familiar pero ¿cómo se refleja el sentido de pertenencia dentro de un colegio? Según el equipo de psicólogos Maryam Kia-Keating y B. Heidi Ellis en sus investigaciones realizadas en University of California (San Diego) supone «el nivel de apego de un estudiante a su colegio (como dedicación personal), el compromiso (cumplimiento de las reglas y expectativas de la escuela), la participación (compromiso académicos y actividades extraescolares), y la convicción entendida como la fe en sus valores y su significado».
Convertirnos en lo que somos, en lo que serán nuestros alumnos, supone un proceso de construcción que los miembros de la comunidad realizan a partir de la cultura que poseen, en un contexto social determinado y a partir de una participación comprometida, como vehículo para el desarrollo de sentimientos de pertenencia. El colegio, además de ser un centro de formación académica, constituye también un espacio afectivo donde los niños se forman como personas: un lugar donde encontrar seguridad, certeza de que son apreciados, por ser ellos. Es la base de su futura autoestima, el cimiento de su personalidad. En los primeros años de escolaridad y la etapa adolescente el sentirse parte de un todo; el percibir apoyo de los docentes y de sus padres, el comprobar que se es valorado por otros alumnos como por los propios docentes, fortalece el espíritu de pertenencia, propiciando un ambiente apto para el desarrollo de ideas, acciones y actitudes. Sin estos ingredientes no hay aprendizaje.
Por consiguiente, para aprender es necesario marcar unas normas y valores como el cemento entre los ladrillos de una pared. Estos aspectos característicos y simbólicos de la experiencia educativa conectan con el sentimiento de pertenencia a una comunidad.
Pertenecer es implicarse
Uno de los valores de la educación británica de O Castro British International School es la tradición, como el sentimiento de unión y respeto por la historia y nuestro patrimonio. El colegio es como una segunda familia, o como un lugar en donde los estudiantes encuentran el apoyo necesario de los diferentes actores que participan en el proceso educativo.
De este modo, los alumnos pueden transformarse en personas exitosas en el futuro con buenos valores, cohesionados, con confianza y firmeza, y la educación adquiere un papel de gran relevancia para todos estos elementos. Por eso en nuestro centro fomentamos y promovemos actividades de Pastoral care & sense of community, empezando por el cuidado personal, el compromiso social o los hábitos saludables. Para cuidar a los demás, hay que empezar por uno mismo. ¿No es más sencillo empezar a practicar un deporte cuando lo practicamos en grupo? Es más divertido, más motivador y cuando uno decae, el otro suele empujar.

Formar parte de un todo, fundamental en educación
Al igual que en la mayoría de las casas españolas reciclamos cada día, ¿no quisiéramos que aquellas acciones que cuiden el planeta formen parte de la vida de nuestros hijos? ¿No queremos educar en dejar a nuestros nietos un mundo mejor? Estas acciones solo funcionan si las hacemos en conjunto, por un bien común.
Sentirte parte implicada nos une como sociedad. ¿Por qué durante los meses de confinamiento provocados por la covid-19 salíamos a aplaudir a las 20.00 horas? ¿Cantábamos Resistiré por sentir que nuestro vecino compartía el mismo grito de auxilio o desesperación con nosotros? Sin entrar en valoración políticas, sentirnos dentro de una comunidad de vecinos nos genera satisfacción.
El sentido de pertenencia en el colegio, también es el grado en que los estudiantes se sienten respetados, aceptados y apoyados por profesores y compañeros. Cuando los estudiantes sienten que son parte de una comunidad escolar, participarán activamente en las actividades, las defienden contra marea y las promueven por donde vayan.
Por ese sentimiento de pertenencia, que implican compartir valores, desde O Castro British International School trabajamos cada día la Responsabilidad Social Corporativa como el conjunto de obligaciones y compromisos éticos que se derivan de los impactos que la actividad de nuestro centro produce en el ámbito social, laboral, medioambiental y de los derechos humanos. Nuestro compromiso por mejorar el ámbito social, económico y ambiental busca conciliar la eficacia empresarial con estos tres principios básicos, y educar dando ejemplo. Desempeñamos un papel muy importante en la formación de nuestros alumnos y creemos que es fundamental trabajar junto con las familias para promover una conciencia ética y responsable. No es lo mismo ser parte del todo, que ser el todo para generar el cambio, involucrándonos en acciones solidarias, y respetuosas.
Desde pequeños implicamos a los alumnos en actividades que se trabajan valores como el respeto a los Derechos Humanos, la solidaridad; y promovemos la acción cultural, medioambiental o social, así como los proyectos de voluntariado. Un colegio es mucho más que enseñar asignaturas, construimos, junto con las familias, los adultos del futuro. Por esta razón, involucramos a todos a construir un ambiente amable y estético, con compromiso y responsabilidad, con especial respeto a las normas de control del medio ambiente, tratando de minimizar los residuos y prevenir la contaminación, así como la conciencia en maximizar la eficiencia y productividad de todas nuestras acciones. Esto, solo es posible cuando lo hacemos bajo un mismo paraguas y sentimiento, ese sentimiento de permanencia a nuestra propia comunidad.

26 / 03 / 21